La gráfica en escala logarítmica muestra mejor la evolución de la pandemia. La curva se continúa aplanando.